Sólo unas líneas para hacernos eco del estado de ruina de la iglesia de San Esteban, y dejaros con las fotos que constatan la caída de la torre. Crónica de una muerte anunciada que esperábamos, pero que nos duele lo mismo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios