Empezábamos el año con la triste noticia de la pérdida de una de nuestras socias, Enedina, de casa Latorre de Puy de Cinca. Su hijo Celso ha puesto por escrito los recuerdos de una vida emocionante y dura, pero bonita.

Compartimos aquí ese recuerdo, que es además un homenaje a todos los que tuvieron que marchar de estos valles por la construcción de embalses. Gracias Enedina y gracias Celso, porque Puy de Cinca seguirá vivo mientras quedemos personas para recordarlo.

UNA HISTORIA DE PUY DE CINCA 2 (2)

Anuncios